04 de mayo, 2020

Dodge 

Challenger: 

50 años de 

historia

1969: El comienzo de la leyenda

Dodge Challenger llegó al mercado en el otoño de 1969, como un modelo 1970. Si bien fue uno de los muscle cars en aparecer al final de la escena, su conocido perfil y poderoso motor lo colocaron al frente de la competencia.

Challenger se vendía con opción de techo duro o convertible y destacó por la gran variedad de motorizaciones con las que se encontraba. Entre las nueve opciones a elegir estaban desde un motor de 145 caballos de fuerza hasta un HEMI V8 de 425 caballos de fuerza.

La época de oro de Dodge Challenger

Challenger de 1970 a 1974

Desde su primer año de vida, Challenger entró a competir. El modelo T/A se adaptó para cumplir con las normas del circuito de carreras Trans-Am, organizado por el Club de Autos deportivos de América (SCCA). Este fue el primer vehículo en integrar tamaños de ruedas diferentes al frente y en la parte trasera.

También compitió en el cuarto de milla, en la categoría Pro Stock de la Asociación Nacional de Hot-Rods. Entre 1970 y 1971 el Challenger era uno de los dos muscle cars Dodge que dominaba la categoría, junto con el Barracuda.

Para 1974, Dodge Challenger había vendido 188,600 unidades. Sin embargo la crisis petrolera, las regulaciones de seguridad y aumento en el costo de los seguros, puso fin a la era dorada de los muscle cars. De 1978 a 1984, regresó, pero sin la potencia que sí tenían sus predecesores, lo que dejó a sus fanáticos con ganas de más.

El regreso de Dodge Challenger

  • Por supuesto, este no fue el fin de la leyenda. Regresó por segunda ocasión en 2006.
  • Durante el Autoshow de Detroit, donde se presentó el prototipo de Challenger con un motor HEMI. Desde ese día, Dodge recibió muchas peticiones de entusiastas de los autos que morían por que el prototipo pasara a producción.

La historia moderna de Dodge Challenger

Los deseos de los fanáticos no tardaron en ser escuchados y en 2008 se volvieron realidad. Ese año se lanzó Challenger SRT8. Desde entonces se han creado distintas versiones del vehículo, como Hellcat.

SRT Hellcat surgió en 2015 con la idea de crear el muscle car más potente de ese entonces, al integrar un motor V8 de 707 caballos de fuerza y una transmisión automática de ocho velocidades. Aunque en un inicio solo iba a tener una insignia con la palabra supercharged, a los fanáticos les encantaron los bocetos del logotipo, por lo que al final se quedó con el logo de Hellcat que todos conocemos.

Los dos más poderosos

La potencia no paró ahí, en 2018 llegó Challenger SRT Demon con un motor V8 de 808 hp y 770 lb-pie de torque. Al usar combustible para carreras de más de 100 octanos e integrar el paquete Demon Crate (que agregaba un controlador especial al motor), se convertía en un demonio de 840 hp. Con esto, lograba terminar el cuarto de milla en tan solo 9.63 segundos, a 225 km/h.

El Hellcat también recibió grandes mejoras. En la actualidad, Challenger SRT Hellcat Redeye es su versión más potente. Cuenta con un motor HEMI V8 de 797 hp y un supercargador de 2.7 litros. Sistemas como los frenos Brembo de tipo disco están hechos para competir y puede terminar el cuarto de milla en tan solo 11.1 segundos. Junto con SRT Demon son los Dodge Challenger más poderosos.

Actualmente Challenger cuenta con cinco versiones diferentes dentro de su lineup: GT Dual Stripes con un motor Pentastar V6 de 305 hp, Scat Pack con un motor HEMI V8 485 hp; SRT Widebody y SRT, ambos con un HEMI V8 supercargado de 717 hp, y claro, el increíble SRT Hellcat Redeye. Si quieres conocerlos, te recomendamos Unleash the Beast una manera única de ver de cerca a Challenger y de escuchar el rugido de su motor.

Si como nosotros llevas la adrenalina por dentro y necesitas sacarla a base de velocidad, celebra los 50 años de Challenger poniéndote volante, agenda una prueba de manejo ahora y siente la potencia que solo un muscle car Dodge te puede dar.