26 de marzo, 2020

¿Charger o 

Challenger

¿Cuál eliges?

El doble de muscle, el doble de diversión

Dos autos de los más legendarios de la historia pertenecen a la familia Dodge: Charger y Challenger. Ambos son un referente de la marca gracias a su diseño, legado, pero sobre todo por su potencia.

Sabemos que es casi imposible decidirte por uno de ellos, por lo que repasaremos sus diferencias en cuanto motorización, equipamiento y espacio para que elijas el muscle car que mejor se adapte a ti.

Potencia, velocidad y performance

Sabemos que al hablar de muscle cars, solo hay una cosa que te importa: el motor. Por un lado, Charger ofrece dos versiones: la R/T Daytona con un motor HEMI V8 de 370hp y la SRT Hellcat,

con un poderosísimo motor HEMI V8 Supercargado con 707hp capaz de llegar hasta los 315km/h y frenos Brembo de seis pistones. La diversión está garantizada con cualquiera de las dos versiones que Charger ofrece.

Dodge Challenger para todos los gustos

  • Challenger GT con un motor V6 con 305hp y cofre performance con toma central.
  • Challenger Scat Pack motor HEMI V8 con 485hp y splitter en fascia frontal.
  • Las versiones SRT Hellcat y Widebody 8AT comparten un motor HEMI V8 supercargado de 717 HP, que alcanza los 320 km/h, frenos Brembo de seis pistones y cofre con doble toma de aire; la versión Widebody además ofrece suspensión Competition.

Líneas clásicas o sedán imponente

Dodge Charger es un sedán de cuatro puertas mientras que el Challenger es un coupé. Aunque ambos son bastante amplios dentro del habitáculo, un sedán siempre ofrecerá mayor comodidad para los pasajeros en el asiento trasero por la facilidad de acceso, el espacio de piernas y la altura del techo. Si por lo general viajas con tres o más pasajeros, llevas a alguien que requiera accesar con mayor facilidad a tu vehículo o simplemente crees que cuatro es mejor que dos, el Dodge Charger cumplirá de mejor manera con tus necesidades sin perder la esencia de un muscle car.

Seguridad en todos los ángulos: Tanto Charger como Challenger cuentan con frenos tipo disco en las cuatro ruedas, además de sistemas de asistencia como ABS, distribución electrónica de frenado (EBD) y sistema de asistencia de frenado (BAS). También cuentan con sistemas de alerta de colisión frontal y de punto ciego, así como ParkView para asegurar que tengas visibilidad de todo lo que te rodea. A todo esto, sólo falta sumarle las bolsas de aire tipo cortina y frontales con tecnología avanzada. No podíamos fabricar los muscle car más rápidos y potentes sin velar por la seguridad de sus ocupantes.

Interiores

En el interior de Charger y Challenger encontrarás asientos deportivos calefactables y ventilados, para mayor comodidad al manejar. Además, una pantalla táctil de 8.4” con Uconnect configurable te mantendrá al tanto de toda la información de tu vehículo.

Uconnect es compatible con Android Auto y Apple CarPlay. Escucha tú música, revisa la ruta en el mapa o contesta llamadas y mensajes sin quitar tus ojos del camino gracias al uso de comandos de voz. Además, con Dodge Performance Pages te sentirás como un verdadero piloto de carreras ya que podrás acceder a información del performance de tu auto.

Aunque son diferentes en muchos aspectos, ambos muscle cars comparten el ADN Dodge: un motor potente, una apariencia imponente y un manejo inigualable; siempre listos para el cuarto de milla. Si lo que buscas es un auto más versátil, ve por Dodge Charger. O si lo que buscas es el look clásico de un coupé, entonces Dodge Challenger llevará tus emociones al límite. ¿Estás listo para conducirlos?

Vive la adrenalina de Charger, el sedán Dodge más poderoso o rompe los límites del desempeño con Dodge Challenger. Si aún no te decides, agenda tu prueba de manejo ahora y experimenta de primera mano los muscle cars de Dodge.