13 de agosto, 2020

¿Qué revisar en 

tu auto nuevo 

antes de salir 

de la agencia?

¿Por qué revisar mi auto antes de sacarlo de la agencia?

Estrenar un carro nuevo es una experiencia única. No hay nada como abrir las puertas, sentarse en los asientos y conducirlo por primera vez. Sin embargo es muy importante que revises que todos sus sistemas funcionen adecuadamente.

Aunque existen estándares de calidad (y Dodge ha sido premiada por ellos) aún pueden ocurrir errores en la línea de producción, por lo que revisar el auto antes de sacarlo de la agencia es crucial. Otra razón, es que durante el transporte hasta la agencia, incluso con todos los cuidados que se tienen, puede rayarse la pintura u sufrir otros pequeños daños.

Revisa esto al sacar tu auto nuevo de la agencia

Comienza por la cabina

Una vez verifiques que los controles de la llave funcionan, sube a la cabina y comprueba todos los elementos, comenzando por los que no requieren electricidad. Verifica la conexión y ajuste de los cinturones, de los asientos y las cabeceras; la guantera, los espejos y todas las manijas.

Posteriormente, enciende el vehículo y comprueba todo lo eléctrico: que el radio o centro de entretenimiento funcione y se escuche bien, que sirva aire acondicionado y la calefacción, que el clúster de instrumentos actúe como es debido y que el cuenta kilómetros se encuentre en ceros.

También revisa que los seguros sirvan y que las ventanas suban y bajen, con todos los botones correspondientes. Por último, revisa que funcionen todas las luces interiores y exteriores.

Revisa el motor y maquinaria

  • Escucha atentamente el motor y verifica que no haya ningún ruido extraño.
  • También revisa que no haya ninguna clase de fuga y comprueba los niveles de líquidos.
  • Si te es posible, da una vuelta de prueba para checar el funcionamiento de los frenos.

Inspecciona los exteriores

Ya revisado lo anterior, apaga el motor y pasa a los acabados del vehículo. Observa la carrocería y corrobora que no haya rayones o abolladuras.

También verifica que todas las llantas (incluida la de refacción) sean nuevas y se encuentren en buen estado (sin deformaciones o desgaste, y bien infladas). Sabrás que son nuevas si aún tienen los “vellitos” de goma, resultado del molde de la llanta.

Verifica que el papeleo esté en orden

Lo último que te queda por hacer es verificar que todos los documentos de tu vehículo tengan los datos correctos y que estén debidamente tramitados. Ya sea el alta de placas, tu póliza de seguro, tu factura, la garantía o el manual del auto.

Si revisas todo esto podrás estar seguro que te llevas un carro nuevo en perfecto funcionamiento. Si durante esta revisión tienes dudas o encuentras algún desperfecto, coméntalo en seguida con el vendedor, quien está ahí para apoyarte con todo lo que necesites y para resolver tus dudas.

Si te ha gustado este artículo compártelo con tus amigos (en especial si piensan comprar un auto).

O si prefieres, lee más tips en nuestro post sobre las ventajas de los sedanes.